El Blogavante

Blog de @RSueiro

10_claves

 

La gamificación es una excelente herramienta para potenciar los resultados en una organización. Ya sea para mejorar la implicación de los recursos humanos, la motivación de la fuerza comercial o la fidelidad de nuestros clientes, la gamificación funciona siempre y cuando se respeten los principios básicos que hacen que un juego sea atractivo. Veamos cuales son… Continuar leyendo

Rich_Shopping1

Paradójicamente el mobile marketing puede ser la gran baza del retail para hacer frente al ecommerce o a fenómenos como el showrooming. Hablamos de Rich Shopping, una estrategia de marketing digital en punto de venta que aprovecha innovaciones como los iBeacons para incentivar la visita a la tienda y promover la decisión de compra… Continuar leyendo

shutterstock_260000678

No es casualidad que marcas B2C y B2B de primer nivel recurran a programas de fidelización digital y que, a menudo, los coloquen en el centro de sus estrategias de marketing. Es el caso de Danone, Ligeresa o Barceló entre otros. Veamos que les lleva a apostar por los clubes online. Continuar leyendo

#consigue10Kfollowers
Marcos Blanco y yo tenemos el placer de presentar nuestro libro “Cómo conseguir 10.000 seguidores en Twitter”, en el que compartimos nuestra experiencia y conocimientos sobre la creación y promoción de perfiles influyentes en Twitter. Un libro con un enfoque 100% práctico, concebido para su aplicación inmediata en el desarrollo de tu marca personal digital. Esperamos que os resulte interesante y, sobre todo, útil. El libro ya está disponible en la Feria del Libro de Madrid (caseta 294) y a través de la tienda online de ESIC editorial. Puedes seguir la conversación en #consigue10Kfollowers y en www.consigue10kfollowers.com

Gamification

Entrevista concedida a El Publicista – Mayo 2014

¿Qué procesos o actividades pueden mejorar con la implementación del gaming?
Prácticamente cualquier actividad puede mejorar sus ratios de respuesta y repetición con técnicas de gamificación. El espíritu lúdico es algo inherente al carácter humano, por eso cualquier actividad que evoca juego se vuelve inmediatamente atractiva. Las actividades monótonas, repetitivas o serias se benefician especialmente de este enfoque: repetir una tabla de ejercicio físico, estudiar una lección, mejorar un proceso, o ya dentro del marketing, registrarse, cumplimentar una encuesta o comprar, todas estas acciones son percibidas de una forma más positiva cuando se les aplica una capa de gamificación.

¿Cuáles son las mecánicas de juego más adecuadas para fomentar la interacción? ¿Y la fidelización de usuarios?
Aunque no hay una norma fija, ya que cada proyecto exige un storytelling propio, hay ciertas mecánicas de gamificaciónque casi siempre funcionan bien. Por listar algunas podemos mencionar  la customización, o personalización de un contenido por parte del usuario, la simulación, en la que se realiza una actividad base disfrazada metafóricamente de juego,  el reto cooperativo, en el que los participantes unen esfuerzos para superar un reto, o la competición, en la que cada jugador lucha por ser el mejor en algo y plantar su nombre en lo más alto del score. A nivel de fidelización, la mecánicas gamificadas más efectivas suelen ser los sistemas de puntos y desbloqueo de niveles, pero siempre acompañados de un storytelling a medida que trascienda más allá del puro incentivo.

Cómo se puede utilizar la gamificación para generar ingresos adicionales?
Muy fácil, gamificando el proceso de compra para hacer push a la compra media. Si implicamos al consumidor en “juego de compra” será más fácil a que compre un par de unidades más de las que suele comprar habitualmente, maximizando los ingresos por consumidor. Hoy en día en un proceso transmedia que va desde el smartphone al propio punto de venta, donde continuamos el juego de forma personalizada.

¿En qué punto de utilización e interés están las empresas en España?
Hay un interés creciente sobre las aplicaciones de la gamificación, prueba de ello es la gran asistencia a los eventos sobre esta disciplina que organiza el Gamification World Congress ( que este año se celebra en Mayo en Barcelona) o ANAGAM, la asociación nacional de gamification y marketing digital. Desde Gestazión ya llevamos unos años desarrollando proyectos gamificados para marcas de primer nivel, que confían en esta estrategia para mejorar sus resultados.

¿Sobre qué aspectos se debe basar la gamificación para fortalecer una marca y su relación con los consumidores?
Lo primero que hay que decidir es si la gamificación es la mejor opción para un proyecto determinado. No todas las marcas ni todos los procesos son gamificables siempre. Hay que evaluar que aporta esta técnica a los resultados que se buscan. Lo segundo es buscar un storytelling lúdico que sea fiel a la imagen y posicionamiento de la marca.

¿Con qué plataformas se puede hacer un uso más intesivo y eficaz de la gamificación?
Las plataformas digitales son especialmente idóneas para la aplicación de la gamificación. Sites, redes sociales, apps… en todas ellas podemos desarrollar con éxito una estrategia de este tipo. Una vez más la plataforma ideal es aquella en la que la marca es más fuerte. A nivel de soporte, sin duda los dispositivos móviles son la clave, como en casi todo lo que tiene que ver con el marketing digital.

¿Cómo prevés que sea la evolución de soluciones gamificadas en entornos móviles? ¿Cuál será su peso en el corto-medio plazo?
Bueno, los entornos móviles no son una opción, son la clave. El nivel de penetración y uso no para de aumentar y se prevee que para finales de año el smartphone sea ya la primer pantalla en España. Por lo tanto la gamificación, y todas las demás disciplinas digitales deben ser, primordialmente, móviles.

Trabajamos en un sector que ha erradicado completamente el fracaso. Bueno al menos eso parece si nos atenemos a los incontables casos de éxito que tenemos que tragarnos en cada evento digital al que asistimos o en cada publicación especializada que leemos.

Más de tropecientas mil visitas, incrementos porcentuales de más del chorrocientos por ciento, ratios multiplicados por nosecuantos mil… éxito, éxito, éxito. Campañas y acciones perfectas con resultados inmaculados. Clientes felices, agencias orgullosas y espectadores admirados. Un universo perfecto lleno de “Epic Wins”

Pero el éxito es un concepto resbaladizo y sobre todo, muy muy relativo. Prácticamente cualquier cosa puede ser un éxito si se enfoca desde una perspectiva adecuadamente sesgada. Y en eso de sesgar los publicitarios somos expertos.

Además vender todo lo que haces como un éxito tiene serios inconvenientes.

Por una parte, para que el éxito sea valorado adecuadamente necesita del fracaso. Sin un contraste entre acciones que funcionan y acciones que no… ¿cómo vas a determinar de forma fiable  cuando tienes un buen resultado?. Vender todo lo que se hace como éxito eleva el listón de manera artificial, inflando y adulterando los parámetros de referencia. Pan para hoy, hambre para mañana.

Por otra parte, el “éxito permanente” nos priva de una de las principales virtudes del fracaso, el aprendizaje, mucho más valioso que el propio éxito. Sin fracasos no se crece, como saben perfectamente los inversores que desconfían de aquellos emprendedores que nunca han fallado.

Por todo esto reivindico desde aquí el valor del fracaso. Propongo que dejemos de ocultarlo, que aprendamos todos de él y que, en la medida de lo posible, compartamos las importante lecciones que nos proporciona.

Es más, propongo que el próximo evento digital del sector incluya un apartado de “Epic Fail Cases”. Sin duda será lo más interesante del programa y yo no me lo perderé.

Incluso me ofrezco a llevar algún caso, porque, como todos, yo también fracaso 😉

 

Pinterest

Recientemente leí en un periódico generalista que Pinterest había superado a Twitter como fuente de tráfico de referencia. La información en si es muy relevante, pero lo es más el hecho de que la encontrara en un medio no especializado antes que en las fuentes habituales del sector.

De hecho últimamente Pinterest aparece por todas partes, y se anuncia como un acontencimiento cualquier novedad o hito relacionado con esta red social.

¿Realmente está justificada tanta atención mediática?
Si y no.

De acuerdo, sus porcentajes mejoran de forma espectacular mes a mes, y sus cifras acumuladas no están nada mal, aunque todavía lejos de las majors en las variables decisivas. Nadie discute que a día de hoy es una gran promesa del mundillo Social Media y que probablemente acabará confirmándose este año.

Pero también es cierto que quizá haya un excesiva expectación ante el hipotético (e improbable) advenimiento de un nuevo Facebook cuya exclusiva nadie querría volver a perderse. Y quizá esta expectación magnifique las posibilidades reales de Pinterest.

En realidad Pinterest no aporta ningún elemento nuevo. Su acierto está en una combinación diferente de funcionalidades sociales ya existentes mezcladas de forma inteligente. ¿Los ingredientes? Un mucho de Instagram, Storify y Twitter y un pelín de Facebook y Delicio.us

Y eso es precisamente lo que la hace interesante en mi opinión. Pinterest representa a una nueva generación de Redes Sociales construidas sobre la sólida base de la anterior pero ligeramente diferente. Una generación que aprovecha creativamente unas pautas ya contrastadas por los “clásicos” pero con una personalidad y objetivos mucho más definidos desde el principio.

Y entre los rasgos de esa personalidad diferenciada de Pinterest destacan los siguientes:

Pinterest entra por los ojos
Twitter ha demostrado sobradamente que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Pinterest ha tomado nota y ha completado la fórmula definitiva de contenido ideal: lo bueno si breve y visual, tres veces bueno.

Pinterest es lifestyle consumista
Ha sabido capitalizar ese impulso tan adolescente, universal de pegar fotos en nuestra carpeta del instituto o colgar posters en las paredes de nuestra habitación para que los demás sepan de un vistazo cual es nuestro estilo.

Pero lo más importante es que ha conseguido enlazarlo de forma natural con las marcas y los productos, algo que en otras redes sociales se intenta conseguir de forma más forzada y artificial. Esto abre múltiples posibilidades para el marketing digital y, probablemente, le garantizará el respaldo de las marcas, ávidas de establecer vínculos más emocionales con su target.

Pinterest suma
Desde el sistema de logueo a partir de tu perfil de Facebook o Twitter, pasando por su filosofía mashup hacia dentro y hacia fuera, hasta el uso de funcionalidades de utilidad contrastada como los hashtags. Pinterest aprovecha el I+D desarrollado por sus predecesores cogiendo lo mejor de cada uno y dándole un nuevo formato.
No inventa la rueda, la hace girar. Se diferencia pero no demasiado, y tiene claro que debe conseguir este difícil equilibrio para hacerse un hueco en el saturado mundo social actual.

En resumen, creo que Pinterest no es la siguiente revolución social que esperan ansiosamente las portadas de los medios, pero también creo que es una importante“evolución genética” de las redes sociales a tener muy en cuenta. Así que sigámosla con atención e intentemos aprovechar al máximo todas sus posibilidades.

Impacto

Hoy me gustaría analizar uno de esos conceptos básicos que deben tenerse en cuenta en cualquier acción de comunicación o publicidad digital.

Me refiero al impacto digital, entendido como ese primer contacto con nuestro target en el que debemos captar su atención y convencerle de que establezca una relación posterior con nuestra marca.

En la época de la conversación, la interacción y el engagement, el impacto sigue siendo el punto de partida de todo, por lo que es crítico entender que ingredientes básicos debe incluir.

Me gustaría compartir con vosotros 7 de esos ingredientes básicos cuyo eficacia hemos comprobado en nuestras campañas de Gestazión. Son solo 7 y seguro que hay muchos más, pero son una buena base para construir una campaña digital notoria y con resultados:

1)    Implica a tu target
Nadie quiere ya ser espectador pasivo de nada. Compartir, retuitear, opinar, votar, favear, reenviar, publicar en tu perfil,  etiquetar, recomendar… cualquier de estas opciones o todas son ejes imprescindibles para conseguir un buen impacto digital.

2)    Hazlo indexable
Lo que no es compartible o “absorbible” desde otra plataforma no se ve, y por lo tanto no existe. n buen contenido sólo tendrá impacto y difusión es fácil de compartir y agregar.

3)    Hazlo útil
Se acabo el tiempo en el que tu target era capaz  de aguantar mensajes autopromocionales planos. ¿Tienes algo que ofrecer para mejorar la vida digital de tu audiencia?

4)    Diversifica tus soportes
Por increíble que parezca no todo el mundo está en Facebook, Twitter o Tuenti. Además poner  tus “güebs” en la misma cesta es siempre una mala decisión.

5)    Hazlo táctil
Y por ende mobile. Ya no hay marcha atrás, smartphones y tablets han llegado para quedarse. Si no estás en ellos no te verán

6)    Usa mucho video
¿Por qué leerlo si puedes verlo y oírlo?. El video es el formato más eficaz para conseguir un impacto memorable. España es uno de los países con mayor consumo de video online. Y para rematar hoy en día el video está al alcance de cualquier marca o pyme ( solo necesitas un iphone y conexión).

7)    Una buena historia que contar
Sin duda el ingrediente fundamental. El contenido siempre ha sido, es y será la clave de un buen impacto. Si tienes una buena historia tienes la mitad de la campaña. Idealmente historia debe ser creativa, participativa, estirable y coherente con el posicionamiento de la marca.

¿Conoces algún ingrediente más que deba estar en la receta de un buen impacto digital?

Nadie puede negarlo, estamos en plena era de la conversación, de la relación, del engagement y de todos los diferentes formatos de interacción target-marca que ofrecen las redes sociales.

La mayoría de charlas, ponencias, posts o tuits de las voces populares del sector insisten en demostrar  esta imparable tendencia y nos proveen continuamente de gráficos, porcentajes abrumadores  y frases lapidarias que nadie se atreve a discutir.

Es lógico y no es para menos, si reflexionamos detenidamente sobre el entorno de la comunicación publicitaria y el marketing digital es fácil sacar tres conclusiones innegables:

  • Hemos cambiado el modelo emisor-receptor por el modelo emisor-emisor.
  • Hemos dejado atrás la era de la prescripción y hemos entrado de lleno en la era de la recomendación, la era social.
  • En este momento todos podemos emitir mensajes globales y, por lo tanto, todos podemos actuar como marcas.

Pero una vez analizado y aceptado todo esto, también es cierto que el nuestro es un sector profesional que, a menudo, se deja llevar por las modas. Unas veces por interés, otras veces por necesidad y otras por simple inercia.

En mis años de experiencia en comunicación y marketing digital he vivido unas cuantas ( así a bote pronto recuerdo Second Life o el marketing viral).
Todas llegaron, lo coparon todo y, un tiempo después, retrocedieron para ocupar su justo lugar entre el amplio abanico de recursos de comunicación digital a disposición de los profesionales del marketing.

Ahora es el turno de las Redes Sociales, capitaneadas por Facebook.

No discuto que las Redes Sociales han venido para quedarse y que además han supuesto un cambio cultural beneficioso que hace que ya nada sea igual.

Pero también es también es cierto que estamos en plena “Fiebre Social”.

Todas las “Fiebres Digitales” tienen cosas buenas: aportan renovación,  empuje, nuevos puntos de vista, mejoras tecnológicas… en una palabra permiten evolucionar al sector de la comunicación digital al siguiente nivel. Las “Fiebres Digitales” son necesarias.

Lo malo es que con frecuencia, y llevados por esa inercia febril, convierten el medio en fin. De repente parece que el objetivo de la publicidad online es única y exclusivamente acumular toneladas de fans o followers y generar mucha interacción y conversación pero… ¿Que pasa con los objetivos básicos que el  marketing  delega en la publicidad? ¿Qué pasa con las ventas, o con las bases de datos?  ¿Qué pasa con el ROI?

Actualmente muchos de estos objetivos REALES de la publicidad pasan a un discreto segundo plano, o simplemente se olvidan. Y eso es un serio error para un profesional de la publicidad ya que los objetivos son la clave de todo.

Por todo esto me gusta especialmente reivindicar estos conceptos básicos en un entorno en el que se jalea casi exclusivamente al social media y al community management.

Me gusta recuperarlos y traerlos a primer plano para demostrar que seguirán siendo la base de cualquier estrategia de comunicación digital que emprendamos hoy o dentro de 15 años, cuando haya pasado “Facebook”, que pasará, y lo que se lleve sea “Google +++ con realidad aumentada e implante cerebral”

¿Y tu que opinas sobre este tema?